News

1000 Moons February 2022 virtual conversation

Posted on   ·   Categories Exhibits, Sculpture

The second event in the 1000 Moons series was a Zoom event hosted by Walters Cultural Arts Center on February 17, 2022 as part of their Creative Connections speaker series.

In this second open conversation about 1000 Moons, I talk about my grandparents’ one-year death anniversaries and how this milestone is addressed in different cultures; and how their deaths specifically from Covid has affected my grief process. I share newly released footage of my papermaking process using objects from their lives, and installation videos from three different sites.

Watch the virtual conversation video on Youtube. Jump directly to each section of the event using the chapter timestamp links in the video description. English and Spanish subtitles are included on Youtube, and a text transcript of the video is available below.

1000 Moons virtual conversation text transcript (English):

Host: My name is Melissa Moore and I’m the Arts Education and Community Outreach Supervisor at the Walters Cultural Arts Center. Thank you for joining us for this virtual Creative Connections talk with artist Emily Jung Miller.

Miller has spent her life by the coast and most of her artwork has had its roots in her love of the sea. Her work explores the natural beauty and cycles of change centered around coastal environments, where our human connection to nature becomes clear. Her most recent project centers human connection and cycles of change in a new way, in response to the loss of her grandparents from Covid-19.

Now at this point, I would like to invite you all to reset your Zoom settings to ‘Speaker View’ for the first part of the program. And I think I’ll go ahead and stop the screen share to help you with that, but before we do, let me move down here.

If you’re interested in having subtitles or a live transcript of the talk tonight show on your screen, you can go down to your settings at the bottom of the screen and use the up arrow, next to where it says ‘Live Transcript’ or ‘Closed Caption,’ and it will give you the option to show subtitles. If you decide you don’t want those, you can turn them back off in that same location. I’m going to go ahead and stop our screen share now.

Great so as I was saying, if you would like to now, if you move your mouse up to the upper right hand corner of your screen, you should see the word ‘View’ and if you click on ‘View’ you can check ‘Speaker’ and it’ll move us into speaker view. And that’s going to give you the best view for during Emily’s talk, so I encourage you to do that. During the second half of this evening, we’re going to move into a discussion and you’ll probably want to adjust your screen setting back to ‘Gallery’ at that point. Also you should know we are recording currently, but during the discussion phase we’ll be turning the recording off. During that discussion you’re also welcome to continue with us with your screen off, if that would make you more comfortable. And at this point I’m going to turn it over to Emily.

Emily: Thank you so much Melissa and thanks to the Walters Cultural Arts Center for hosting this conversation. Hello everyone and thank you all for joining me tonight to talk about 1000 Moons. Grief and death can be a lot to talk about. I encourage each of you to hold space for what you need right now, during our time together tonight, and also for yourself afterwards. My presentation and the first Q&A section afterwards will be recorded, and that recording will be available for you to come back to. So if you need to step away, get a glass of water, mute the audio, stand up and breathe deeply, or anything that centers you, feel free. The recording will be there for you. After the Q&A, the open conversation will not be posted online.

So I’ll be speaking tonight about the current state of the project 1000 Moons and sharing brand new videos of my process and the installations. I’ll begin with a brief overview of 1000 Moons for those of you new to the project. This is an art installation and ongoing grief process that I started after both my grandparents died of Covid in early 2021. After their deaths, I struggled a lot with my sense of time. Days and weeks seemed very disconnected and unreal, and I found myself orienting towards natural cycles, the cycle of the moon in particular, as a way to ground myself back into the passing of time.

So during all this I figured out that my grandmother had witnessed 1175 full moon cycles in her 94 years of life. The 1000 Moons project follows my process of creating all 1175 moons using circles cut out of handmade paper that I am making with natural and reclaimed materials, including material from my grandparents lives. The 1000 Moons installation presents hanging strands of these full moon circles surrounding us, which is where I am right now, envisioning the full span of a life as a physical space, as a context for our own lifetimes and those of our loved ones.

I am choosing to present 1000 Moons as a process, not a finished project. Each conversation and installation shares my evolving process in a different way. Presenting the work as a process is an intentional way for me to focus on grief as an ongoing process, and sharing the work invites community into grief in direct response to the isolation and separation of grief and death from daily life in American culture.

So this tonight is the second conversation in the ongoing series. And I had some thoughts about what would be ready for this presentation, months ago when I was planning it, and those things are not all ready today. And last week I realized how important it is for me to be exactly where I am right now, and the importance of acknowledging that without judgment. That where I am is not exactly where I had planned to be. And the process-centered presentation of the 1000 Moons project intentionally holds space for that.

This process has reminded me many times that self-care, self-awareness, and self-acceptance are not things that can be checked off a to-do list. Within the idea that it’s okay to be not okay, I feel it’s important to recognize for myself that it’s okay to still be not okay. It’s okay for me to not be okay next year. It’s okay to be okay today, and then not okay for all of next week. And it’s important also to recognize that being not okay has a real life effect on managing the responsibilities and roles of everything else in life. Grief has been characterized in our culture as sort of an extracurricular event or a brief swerve out of normal life, and I believe that acknowledging, honoring, and holding space for grief as an integral part of our normal lives creates a fuller path towards healing.

I want to take a few minutes now to honor the communities that support 1000 Moons. These conversations have been really helpful for me, the virtual conversations, and I want to thank each of you for being here and being part of this process. The opportunity to speak about this and share my work on 1000 Moons has been such a gift. Your individual support, and the support of organizations that have hosted 1000 Moons, has made a world of difference. During the launch event, the first conversation that I hosted in October of last year, I announced an ongoing GoFundMe campaign to support my work on 1000 Moons. Early contributions helped fund my work on the launch event and all my work since. Thank you to everyone who has contributed so far. I also want to acknowledge public funding I’ve received from the Regional Arts and Culture Council’s ‘Make Learn Build’ grant. Receiving this help is an affirmation of the importance of my grandparents’ lives, and the importance of their deaths. It creates a community that supports the importance of this process in all of our lives. I also want to acknowledge others who are doing this work, each in their own way, to bring grief and death back into our experience of life. Thank you for joining me in affirming the value of grief in our lives.

It’s been four months since I first spoke about 1000 Moons during the launch event, and it has now been one year since both my grandparents died, four weeks apart, shortly after my grandmother’s 94th birthday. These past few months have been hard for me in a way I did not anticipate. I didn’t realize how strongly the first anniversary dates would affect me. And it felt off to me to call them anniversaries but I struggled with finding a better word for it. So I Googled it. You know, ‘what’s another word for death anniversary,’ and I discovered that there is a special word for the death day celebration of a loved one in the languages of China, Korea, India, the Philippines, Vietnam, Japan and in Hebrew. Some also have a different word for the first anniversary celebration of a death, which is where I am right now, and some have a different word for monthly death day celebrations. Languages create words for what’s important for that culture to express. So in these cultures, not only is there a word created just for the day of the death, but it is a word for the celebration of that day. This is a culturally supportive way of recognizing the importance of these dates in all of our ongoing lives. Not having any of that context in my own American culture, I was really surprised at how difficult and significant those dates have been for me. I didn’t see it coming.

It was important to me to spend both of my grandparents’ death days in an intentional way that felt healing and connected to them. I ended up filming video for 1000 Moons on both days, and I’ll provide some context before showing the first video. I hadn’t made any new paper sheets in a few months and I had barely done any work cutting out moons from the sheets I had left over from my last paper-making session. Before the holidays, I bought a tin of my grandfather’s favorite tea, and it sat in my work room for months while I struggled with how to interpret my grandmother’s birthday, then Christmas and New Year’s and then her death day. Those one-year milestone days were not harmful experiences, but they were difficult experiences that took a lot of my energy, with all the joy and remembrance and grief, love, and unknowing, and finding my way forward in a culture that doesn’t really provide much space to support the impact that these dates have on our lives.

So I was not making paper and I was mostly not making moons. On my grandfather’s death day, 10 days ago, I picked up the tin of his tea and started making new paper with it, the first new paper I’d made in seven months. So this paper-making process video that you’re about to see was all filmed in the past 10 days.

Now the video.

So this is the tea, and the paper pulp in it is recycled cotton rag mat board. And I have a really big tray to make large sheets of paper. That was just more efficient because I’m making so many moons out of it, but I’ve found that I really like the huge sheets of paper. I’ve gotten kind of attached to them, just as they are. And the process of making the paper is a huge part of the process of the project, so I’m really glad that I was able to do this filming. And the filming also now has become a big part of the process for me. It’s another way of connecting to the work, I’ve found, and thinking about what I want people to see. Beyond just the finished moons, or even the finished sheets of paper, is me doing this, is a big part of 1000 Moons. The making of the sheets of paper and then eventually cutting them apart again.

Smell has also become a big part of the project, and that’s something that you’re not getting in video. But this is a really strong black tea and I’m using cold water, but I did the paper-making over the course of a week. So I basically made cold brew. And the smell of the tea all week was a really, it was a gift I didn’t expect, to get that connection and that memory again. Later in this process video I am working with kelp, seaweed, from the shoreline where they lived in Maine, and again that smell, the smell of the seaweed, is just, it’s a connection and a joy to have that. And the dry paper does smell very slightly still of tea and kelp and also old paper, old books, from the paper that I put in there. And all of those smells have just been really central to memory and connection and experience.

I’ve also thought about adding sound to these, but that’s something that I haven’t had the opportunity to really focus on. I have a lot of ideas about the sound that I want to put in, and that’ll come at a later time. I’m looking forward to that. Part of it, I’m thinking, is the sound of what’s happening right now, and part of it is the memory, the sound memories from the past. Sort of overlapping what I’m doing now with what I’m thinking about while I’m doing it.

So that’s little pieces of kelp that I chopped up, in addition to having the larger pieces, and this is also fragments of sheet music. So in this batch I’ve got kelp, sheet music, tea, and also daylily leaves.

And I sort of know how to make paper, but pulling huge sheets like this and, you know, doing it in a really different way, with all of this stuff in there that you can see, that’s not blended up, has been a fun exploration. Just to see how things turned out is, you know, a lot of the sheets of paper came out in a way that I didn’t expect, and that was a really fun surprise for me.

So I smash them onto the board, and then I let them dry overnight, and then I peel them off the board, and then I get to see what I’ve created. This is just tea with nothing else added, and I was really excited to discover that it reminds me of chocolate chip ice cream. Which is not intentional, it just, that’s how it looked. And the back side, the tea stained the paper. So on the left side is the back of a sheet, and on the right side is the front. And the back side of a lot of these sheets (this is the same sheet back and front, back side’s on the right) it almost feels sort of like a fossil, or just like an impression of something that is from the past, on the back more than the front. And I really like that too. So when the moons are on display, they rotate, and so you can see the back and the front on each of them.

So that was the first video, and I am really excited to have had the opportunity to make that video, and to do that work really recently. And I also just, I need to keep sort of re-learning for myself, and sharing as part of the process, that I can’t do this work without constantly, or repeatedly anyway, creating space for myself to rest and reflect and heal.

Our productivity-oriented culture doesn’t naturally include this space, but it’s often where I find the most growth. I’ve tried to include my own self-care and rest as an active part of my public art practice. So I will share that last week I focused on making all this new paper and filming the process. And what that means in real time, is that I missed other deadlines, I didn’t answer emails, and I got started very late each morning, because my body needed extra sleep every day. Next week I’m taking personal time all day Monday and Thursday, and I know I’ll need more time after that. There’s an idea that if we love our work, we shouldn’t need time off from it, and for myself I’ve found that to be simply untrue. If I didn’t make time to rest, I would not be able to continue doing this work. Grief has been a constant process, whether or not it’s the focus of my thoughts and actions at any given time, and that has repercussions on my ability to maintain all the other work that I do.

Spending time in the installations of 1000 Moons has really become a peaceful and welcoming space for me. And I haven’t done a talk about this since I put up two installations. So the last talk, I hadn’t had a chance to experience them except in my studio, and I’ve found that it’s just, it’s a space that i want to be in, and that was really a gift. And the unscheduled time that I need, after I’ve spent an intense session of time with one of the installations, is equally important for my spirit to honor this process.

So I spent my grandmother’s death day with the installation that was up at Crema Art Annex in southeast Portland. I was doing an in-depth filming process of the installation, and also taking it down. Taking down the show really felt like an opportunity to reconnect with the work, and with my grandmother, and the year that has now passed since her death. And that’s sort of new for me, for taking down a show, to just feel like this is another chance to be with the work. And it’s part of the process, you know, it’s not just the end of the show. So that installation video is coming up next.

So the project is 1000 Moons, but I’m not done with all 1000 moons yet. So each installation I’ve been naming as the number of moons in the installation and the number of years that it represents. So this is 22 Years 270 Moons.

And this was, filming this in January, was the first time that I really felt like the filming had become an important part of my process, and a way to see it, and connect with it, and share it, that I didn’t have before. This is also the video where I started thinking a lot about sound, and the sounds of the present moment and also the sounds of memory overlapping. So I’m excited to explore that.

I wanted them to, the moons, to move the whole time that they were on display. So in this installation, I actually have a little fan running in the corner behind the, on the side of the window. But if they’re in a space that’s not a closed window space like this, where people are moving through the space, they just move naturally. When you run your hand by them, when you walk past them, they’re on really lightweight string so they respond to anybody being present in the space with them. I showed just a short clip from my phone of them to a friend recently, and she said, ‘It looks like they’re alive.’ Which I don’t think I had really thought that through, but I liked it.

I really enjoyed the reflections in this window installation. That was from the outside, this is looking out at the same tree that the reflection was of.

It was interesting having it in such a public sort of urban space, with people walking by, cars going by, it’s across the street from Crema cafe. And just having it sort of stay there, as a presence that remained while people walked past and went on with their lives, was really interesting.

So at the end of the installation, while I was taking all these down and packing them up, I left up two strands. Just to take a minute to honor that one year, 12 moons, amount of time.

And this was a smaller and shorter installation that was just up for a few weeks, downtown in Portland, around a mirrored pillar. And that was really fun to have the moons reflected in the mirror. So each one of these is really different, site specific, and responds to the environment that it’s in. And I’m looking forward to future installations also being really their own work.

I’ve discovered that I have a favorite moon, and it’s this one. Whenever I take photos of the installation, I somehow manage to find that one and take a lot of photos of it, and I didn’t realize it until yesterday actually.

I did have a vision in my mind of what I wanted the final exhibition of all 1000 moons to be like. And so I set up a trial run with 192 moons, so it’s about one-fifth of the total, as a corridor that you stand within and walk through. And this was set up and filmed just a few days ago last week, I think it was last Friday. And that is where I am right now. So in the final installation, it would be a longer corridor. The corridor would continue farther, and you’d be able to sort of progress through the experience of the years of a life, as you walk forward.

So because my grandparents died of Covid, my grieving process this year has included the additional challenge of managing the current state of the world, and the wide range of responses to Covid in people around me. And that has had a huge effect on my grief process, and has also been the hardest part of this to talk about. And this is actually the first time that I am talking about it, over a year later. I think one of the reasons that I see so much value in community grief process, is that for me this year, the one-on-one conversations have mostly been too hard. It is a huge challenge for me now to feel comfortable interacting with others, not only because of the physical threat of Covid from in-person gathering, but because of the emotional aspect of responding to casual conversation about Covid.

It’s natural to experience fear from this extended upheaval, and often that fear has led to an amount of unkindness and an amount of denial. That is also natural. The challenge for me has been that I can’t separate that from my grandparents’ deaths. So I was thinking about how to contextualize this. And I thought about really, the other work that I was doing, and continue to do.

Before their deaths, my art practice had been focused on a community interactive series of installations called Ghost Net Landscape. I brought in tons of reclaimed fishing gear, which is a major source of ocean pollution, and created a free and open space for visitors to make something beautiful and new with the materials. Ghost Net Landscape really addressed climate grief and climate denial by honoring our present moment without excusing it, and creating space to work together on transformative, future-focused growth.

I feel like both the climate crisis and Covid have had some crossover in being globally shared, heartbreaking, and human-driven crises that are transforming our world and affecting all of our lives. This is huge, and denial, anger, fear, and hopelessness, again are natural reactions. And I think in a way they’ve been as great a challenge as the existence of plastic in the ocean and as the existence of the virus.

I’ve struggled to find a way to communicate the harm of my grandparents’ deaths, of Covid in particular, and the harm of that continued upheaval – anger, denial – that is in all of our lives, without causing harm to others. None of us can fix this alone. We all share the earth, and we all share responsibility, but responsibility is not the same thing as blame. Blame punishes the past, and responsibility cares for the future.

Compassion is the only response I have found for myself that doesn’t cause more damage. Compassion doesn’t justify or excuse harmful behavior. It acknowledges anger, fear, and judgment, while reminding us that our anger, fear, and judgment are not our true north. Compassion creates space for growth, in ourselves and in others. This is why, although I didn’t realize what I was doing, but this is the reason why 1000 Moons is created as a space to witness and share the full span of a life. It is a space for compassion, like Ghost Net Landscape. Inviting others into the space makes it a space for all of our overlapping histories, our memories, and our futures, not just a memorial for my grandparents. I do believe that we would benefit from more compassion in the world, and more growth, and my hope is that the shared experience of 1000 Moons creates some space for this.

I have some exciting announcements about upcoming events for 1000 Moons to be shared in the next year. My third conversation in the series will be an interview on the Omni Open Studios podcast. That will be released in June. And I am in talks to have a physical exhibition of 1000 Moons at the new Reser Center for the Arts in Beaverton later this year. And in 2023, which sounds far away but also is really not, I will be exhibiting a solo show with 1000 Moons and more additional work in my grief process, at the Hillsboro Civic Center.

New contributions to the 1000 Moons GoFundMe campaign will fund my work to create these as accessible presentations, online, in print, and in person. Your contributions will also support the time between, of rest and reflection. So I’m going to include a link in the chat, when I’ve stopped talking, to contribute to the campaign and a link to the 1000 Moons project webpage. That has the schedule of upcoming events. You can also subscribe to my email newsletter to receive event reminders about those events.

That is the end of my official formal presentation. Thank you all for being here to share this space. We’re going to transition now into the Q&A which will be recorded. And after the Q&A will be an open conversation that will not be recorded. You can type questions into the chat for the Q&A, or you can just un-mute yourself to speak. I’m going to work on putting those links in the chat.

Host: And Emily I’m going to keep an eye on the chat. If anyone wants to type a question for Emily in there, I can read it out for her.

And until someone else bravely asks a question, Emily I do have a question. As you were talking, I was so moved watching you creating the paper and the things that you were incorporating into it, and just that physical process of making the paper with your hands. I wondered if, as you’re reflecting on your grandparents’ lives and and making the paper, if you are consciously looking for different things to add, to represent different parts of their lives, or is the paper changing over time as you create this project?

Emily: Yes. Thank you for that question. I think that while I’m actually making the paper I’m usually just sort of in the process, and I’m not thinking about other things to add to it very much. I’m more just sort of experiencing what is there in it now. The things that I’ve chosen so far have all held such strong memories and connections to them for me, that it’s, I just want to be experiencing those materials. I actually thought of using daylily leaves for a technical reason. So that is something that I’m thinking about while I’m making the paper. I’m not using any sort of a long fiber, so the paper is really easy to tear if you don’t have a long fiber. And the daylily leaves are, you know, about this long, and they provide that extra support. So I didn’t have those in the first batch that I made. And my grandmother loved gardening, in a way that I can’t overstate, it was really important to her life. And her daylily garden in particular was really important to her life. So adding those materials in was something I thought about while I was making the paper. The tea was a later thought, and it didn’t come to me while I was making the paper. It was just while I was thinking about them.

Host: Okay we have, thank you Emily, we have a question in the chat from Eryn. “Would you consider sharing a memory with each 1000 moon section or each year?”

Emily: Yes, I think I am ready to do that. If you’d asked me that during the launch event, I would have said no. And that again, presenting this project as a process has been really beneficial for me. Because I’m realizing, you know, today I’m here and four months ago I was somewhere else, and tomorrow I’ll be somewhere else. I can guarantee you tomorrow I’ll be somewhere else, emotionally, after doing this event.

I think up until really recently it was, I was holding it too close to want to share memories. But I think that, that’s something that’s actually the topic, the guiding topic for the open conversation tonight that will not be recorded, is memory. Thank you.

Host: All right and would anyone like to just un-mute themselves and ask a question?

Gwyn: Hi Emily.

Emily: Hey Gwyn.

Gwyn: Hi so I was thinking about this while you were showing us the video. You have all these spectacular video images that you’re doing. Does it, when you’re recording something like that, and going through the process of creating the video side of it, of course it’s a lot more work that I don’t think people always necessarily realize artists have to do as part of their process as well. And you had said that it was kind of like it had become part of the process. And I guess I was curious, is it like journaling or almost like capturing these moments feels like something that you’re taking in as its own kind of memory?

Emily: Yeah. Yeah it’s interesting because it is a whole another layer of work. To be doing the work and filming the work at the same time is like double work. And it’s art work, you know, the camera angles and figuring out what you want to show. And I’m not trained in in video. I’m a photographer but a still photographer.

Gwyn: But you’re learning it now.

Emily: Exactly yeah you learn what you need.

Gwyn: That’s right.

Emily: But yeah I think it really has become important to me to do the videos and get them right, and to keep filming parts of the process as sort of a journal. That becomes part of this process oriented project, and just a way to sort of share how I see it.

Gwyn: And connecting is what us artists do. That’s the whole thing, isn’t it?

Emily: Yeah and I think especially for the installation work that I do, I really want it to be a space where it’s about connection and shared experience.

Gwyn: Well it’s really great, I love the video. You’re doing great.

Emily: Thank you.

Christine: Hi Emily.

Emily: Hi Christine.

Christine: Hi. This work is just so moving for so many reasons. So I’m just curious about, you know, this is an invitation to a public to participate in this. Do you have any family that are participating in it? People that have the shared loss?

Emily: Yes. I’ve thought a lot about that and I’ve had a variation of that question before. And it took me a while to think it through. Yes this absolutely is open to all of my family. I send them email newsletters, they get the notification. But what I have realized is that, although each one of us has gone through this grief process for the same two people in our own way, we all know how difficult this was. And I’m doing 1000 Moons for the public. For the people who didn’t go through this.

We weren’t able to gather afterwards, and I think we’re all still working it out in our own ways. And this is my way. But I’m not really sure that it’s the right way for anybody else in my family. We all had such different relationships with, I mean with everyone right? But I, yes, some of my family has contributed and that’s been really great.

Christine: I know family can be such a loaded thing for artists in the way that they respond to us, so that’s why I just wonder.

Emily: Yeah. My family has been great and very supportive, which is, I know I’m very lucky to have that and always have been. And that’s been really helpful, I think for me, not just for this project, but just in general as an artist. But this in particular, I really felt like this is something that I need to do for myself and for the public, and it’s there for my family if it feels right for them.

Host: Emily we have another question in the chat. Carol asks, “Do you think you may use various different lighting for the installations in the future?”

Emily: Yeah for sure. Actually this installation actually looks better with different lighting, but you can’t see me with the best lighting. So I had to sort of compromise because this is for a Zoom. But yeah, lighting really changes the way that these look, and I love that. So yeah, every installation is going to be in its own space, it’s going to have its own lighting, and that’s going to be really fun.

Cherie: Can I ask a question? Are you gonna have any showings in Maine where they were from?

Emily: So I have applied to the residency at Haystack School of Crafts, which is three miles away from my grandparents’ home. It’s in May, the residency, and if I get it then I will be there doing this work, but I don’t have a connection with any other spaces on Deer Isle. It would be interesting actually to just approach like Deer Isle Artists Association in Deer Isle village and see if they were interested. I hadn’t thought about that. I’ve been going there all my life, I know the area really well, I just didn’t think about that. Thank you.

Host: Emily there’s a comment in the chat from Joyce and Tim Gabriel that says, “Your work speaks volumes and you share it beautifully. Thank you.”

Emily: Thank you Joyce and Tim.

So if nobody has any more questions or comments that they want published – last call – I think we can move into the open conversation, which I’m going to be editing out of the video. It won’t be posted online.

Host: There’s one last comment from Peggy. “Thank you. We are enormously proud of you.”

Emily: That’s my family. Thank you Peggy.

Host: I am going to go ahead and stop the recording, so everyone can feel really comfortable with the space for the discussion time.

Emily: Great.


Transcripción de texto de la conversación virtual de 1000 Lunas: (Español)

Anfitrión: Me llamo Melissa Moore y soy la supervisora de Educación Artística y Alcance Comunitario del Centro Cultural de Artes Walters. Gracias por acompañarnos en esta charla virtual de Creative Connections con la artista Emily Jung Miller.

Miller ha pasado su vida junto a la costa y la mayor parte de sus obras de arte han tenido sus raíces en su amor por el mar. Sus obras exploran la belleza natural y los ciclos de cambio centrados alrededor de los entornos costeros, donde nuestra conexión humana con la naturaleza se hace evidente. Su proyecto más reciente se centra en la conexión humana y los ciclos de cambio en una nueva manera, en respuesta a la pérdida de sus abuelos de Covid-19.

Ahora, en este punto, me gustaría invitarlos a todos a restablecer su configuración de Zoom a la “Vista del Orador” para la primera parte del programa. Y creo que voy a seguir adelante y detener la pantalla compartida para ayudarles con eso, pero antes de hacerlo, permítanme moverme aquí abajo.

Si le interesa tener subtítulos o una transcripción en vivo del programa de esta noche en su pantalla, puede ir a la configuración en la parte inferior de la pantalla y utilizar la flecha que apunta hacia arriba, al lado de donde dice “Transcripción en Vivo” o “Subtítulos”, y le dará la opción de mostrar subtítulos. Si decide que no los quiere, puede volver a desactivarlos en ese mismo lugar. Voy a seguir adelante y detener nuestra pantalla compartida ahora.

Genial, como decía, si desea ahora, si mueve el ratón hasta la esquina superior derecha de la pantalla, debería ver la palabra ” Vista ” y si hace clic en ” Vista ” puede marcar ” Orador ” y nos moverá a la vista del orador. Y eso les dará la mejor vista durante la plática de Emily, así que les animo a que lo hagan. Durante la segunda mitad de esta noche, vamos a pasar a una discusión y probablemente querrá ajustar su configuración de pantalla de nuevo a “Galería” en ese momento. También debe saber que estamos grabando, pero durante la fase de discusión apagaremos la grabación. Durante esa discusión también puede seguir con nosotros con la pantalla apagada, si eso le hace sentir más cómodo. Y en este punto voy a pasar a Emily.

Emily: Muchas gracias Melissa y gracias al Centro Cultural de Artes Walters por ser el anfitrión de esta conversación. Hola a todos y gracias por acompañarme esta noche para hablar de 1000 Lunas. El duelo y la muerte pueden dar mucho de qué hablar. Os animo a que cada uno de vosotros guarde un espacio para lo que necesite en este momento, durante el tiempo que pasemos juntos esta noche, y también para vosotros mismos después. Mi presentación y la primera sección de preguntas y respuestas se grabarán, y esa grabación estará disponible para que vuelvas a verla. Así que si necesitas alejarte, tomar un vaso de agua, silenciar el audio, levantarte y respirar profundamente, o cualquier cosa que te centre, no dude en hacerlo. La grabación estará ahí para usted. Después de las preguntas y respuestas, la conversación abierta no se publicará en línea.

Así que esta noche hablaré del estado actual del proyecto 1000 Lunas y compartiré nuevos vídeos de mi proceso y de las instalaciones. Empezaré con una breve descripción de 1000 Lunas para aquellos que no conozcan el proyecto. Se trata de una instalación artística y un proceso de duelo continuo que yo comencé después de que mis dos abuelos murieran de Covid a principios de 2021. Después de sus muertes, luché mucho con mi sentido del tiempo. Los días y las semanas parecían muy desconectados e irreales, y me encontré orientándome hacia los ciclos naturales, el ciclo de la luna en particular, como una forma de volver a conectar con el paso del tiempo.

Así que durante todo esto descubrí que mi abuela había sido testigo de 1175 ciclos de luna llena en sus 94 años de vida. El proyecto 1000 Lunas sigue mi proceso de creación de las 1175 lunas utilizando círculos recortados de papel hecho a mano que estoy haciendo con materiales naturales y recuperados, incluyendo material de la vida de mis abuelos. La instalación de las 1000 Lunas presenta hilos colgantes de estos círculos de luna llena que nos rodean, que es donde me encuentro ahora mismo, imaginando la duración completa de una vida como un espacio físico, como un contexto para nuestras propias vidas y las de nuestros seres queridos.

He decidido presentar 1000 Lunas como un proceso, no como un proyecto terminado. Cada conversación e instalación comparte mi proceso evolutivo de una manera diferente. Presentar la obra como un proceso es una forma intencional para mí de centrarme en el duelo como un proceso continuo, y compartiendo la obra invita a la comunidad en el duelo en respuesta directa al aislamiento y la separación del duelo y la muerte de la vida diaria en la cultura Americana.

Así que esta noche sera la segunda conversación de la serie en curso. Y tuve algunos pensamientos sobre lo que estaría listo para esta presentación, hace meses atras cuando lo estaba planeando, y esas cosas no están todas listas hoy. Y la semana pasada me di cuenta de lo importante que es para mí estar exactamente donde estoy en este momento, y la importancia de reconocer eso sin juzgar. Que donde estoy no es exactamente donde había planeado estar. Y la presentación centrada en el proceso del proyecto de las 1000 Lunas mantiene intencionalmente el espacio para eso.

Este proceso me ha recordado muchas veces que el autocuidado, la autoconciencia, y la autoaceptación no son cosas que se puedan tachar de una lista de tareas. Dentro de la idea de que está bien no estar bien, siento que es importante reconocer por mí misma que está bien seguir no estando bien. Está bien que no esté bien el año que viene. Está bien estar bien hoy, y luego no estar bien durante toda la próxima semana. Y también es importante reconocer que no estar bien tiene un efecto real en el manejo de las responsabilidades y los roles de todo lo demás en la vida. El duelo se ha caracterizado en nuestra cultura como una especie de evento extracurricular o un breve desvío de la vida normal, y creo que reconocer, honrar y mantener el espacio para el duelo como una parte integral de nuestras vidas normales crea un camino más completo hacia la curación.

Quiero dedicar unos minutos a honrar a las comunidades que apoyan a 1000 Lunas. Estas conversaciones han sido realmente útiles para mí, las conversaciones virtuales, y quiero agradecer a cada uno de ustedes por estar aquí y ser parte de este proceso. La oportunidad de hablar sobre esto y compartir mi trabajo en 1000 Lunas ha sido un gran regalo. Vuestro apoyo individual, y el de las organizaciones que han acogido 1000 Lunas, ha hecho un mundo de diferencia. Durante el evento de lanzamiento, la primera conversación que organicé en Octubre del año pasado, anuncié una campaña actual de GoFundMe para apoyar mi trabajo en 1000 Lunas. Las primeras contribuciones ayudaron a financiar mi trabajo en el evento de lanzamiento y todo mi trabajo desde entonces. Gracias a todos los que han contribuido hasta ahora. También quiero agradecer la financiación pública que he recibido de la beca “Make Learn Build” del Consejo Regional de las Artes y la Cultura. Recibir esta ayuda es una afirmación de la importancia de la vida de mis abuelos, y de la importancia de sus muertes. Crea una comunidad que apoya la importancia de este proceso en todas nuestras vidas. También quiero reconocer a otros que están haciendo este trabajo, cada uno a su manera, para traer el dolor y la muerte de vuelta a nuestra experiencia de vida. Gracias por acompañarme en la afirmación del valor del duelo en nuestras vidas.

Han pasado cuatro meses desde que hablé por primera vez de 1000 Lunas durante el evento de lanzamiento, y ahora ha pasado un año desde que mis dos abuelos murieron, con cuatro semanas de diferencia, poco después del noventa y cuatro cumpleaños de mi abuela. Estos últimos meses han sido duros para mí de una manera que no había previsto. No sabía lo mucho que me afectarían las fechas del primer aniversario. Y me parecía mal llamarlos aniversarios, pero me costó encontrar una palabra mejor para ello. Así que lo busqué en Google. Ya sabes, “¿cuál es otra palabra para aniversario de muerte?”, y descubrí que hay una palabra especial para la celebración del día de la muerte de un ser querido en los idiomas de China, Corea, India, Filipinas, Vietnam, Japón, y en el Hebreo. Algunos también tienen una palabra diferente para la celebración del primer aniversario de una muerte, que es en el que me encuentro ahora, y otros tienen una palabra diferente para las celebraciones mensuales del día de la muerte. Los idiomas crean palabras para expresar lo que es importante para esa cultura. Así que en estas culturas, no sólo hay una palabra creada sólo para el día de la muerte, sino que es una palabra para la celebración de ese día. Se trata de una forma de apoyo cultural para reconocer la importancia de estas fechas en la vida de todos nosotros. Al no tener nada de ese contexto en mi propia cultura Americana, me sorprendió mucho lo difícil y significativo que han sido esas fechas para mí. No lo vi venir.

Era importante para mí pasar ambos días de la muerte de mis abuelos de una manera intencional que se sintiera sanadora y conectada con ellos. Acabé grabando un vídeo para 1000 Lunas en ambos días, y voy a proporcionar algo de contexto antes de mostrar el primer vídeo. No había hecho ninguna hoja de papel nueva en unos meses y apenas había trabajado recortando lunas de las hojas que me habían sobrado de mi última sesión de creación de papel. Antes de los días de fiesta, compré una lata del té favorito de mi abuelo, y estuvo en mi cuarto de trabajo durante meses mientras luchaba con la forma de interpretar el cumpleaños de mi abuela, luego la Navidad y el Año Nuevo y después el día de su muerte. Esos días de hitos de un año no fueron experiencias dañinas, pero fueron experiencias difíciles que requirieron mucha de mi energía, con toda la alegría y el recuerdo y la pena, el amor y el desconocimiento, y encontrar mi camino en una cultura que realmente no proporciona mucho espacio para apoyar el impacto que estas fechas tienen en nuestras vidas.

Así que no estaba haciendo papel y sobre todo no estaba haciendo lunas. El día de la muerte de mi abuelo, hace 10 días atras, tomé la lata de su té y empecé a hacer papel nuevo con ella, el primer papel nuevo que hacía en siete meses. Así que este vídeo sobre el proceso de fabricación de papel que van a ver fue grabado en los últimos 10 días.

Ahora el vídeo.

Así que este es el té, y la pulpa de papel en él es reciclado de algodón trapo estera. Y tengo una bandeja realmente grande para hacer grandes hojas de papel. Eso era sólo más eficiente porque estoy haciendo tantas lunas fuera de él, pero he descubierto que realmente me gusta las enormes hojas de papel. Me he encariñado con ellas, tal y como son. Y el proceso de hacer el papel es una parte enorme del proceso del proyecto, así que estoy muy contenta de haber podido hacer esta filmación. Y la filmación también se ha convertido ahora en una gran parte del proceso para mí. Es otra forma de conectar con el trabajo, he descubierto, y de pensar en lo que quiero que la gente vea. Más allá de las lunas terminadas, o incluso de las hojas de papel terminadas, es que yo haga esto, es una gran parte de 1000 Lunas. La creación de las hojas de papel y el hecho de volver a cortarlas de nuevo.

El olor también se ha convertido en una parte importante del proyecto, y eso es algo que no se puede captar en el vídeo. Pero este es un té negro muy fuerte y estoy usando agua fría, pero hice la fabricación de papel en el transcurso de una semana. Así que básicamente hice una infusión en frío. Y el olor del té durante toda la semana fue realmente, fue un regalo que no esperaba, conseguir esa conexión y ese recuerdo de nuevo. Más adelante en este proceso de vídeo estoy trabajando con algas, algas marinas, de la costa donde vivían en Maine, y de nuevo ese olor, el olor de las algas, es sólo, es una conexión y una alegría para tener eso. Y el papel seco todavía huele ligeramente a té y algas y también a papel viejo, a libros viejos, del papel que puse allí. Y todos esos olores han sido realmente fundamentales para la memoria y la conexión y la experiencia.

También he pensado en añadirles el sonido a estos, pero eso es algo en lo que no he tenido la oportunidad de enfocarme realmente. Tengo muchas ideas sobre el sonido que quiero poner, y eso vendrá más adelante. Estoy ansioso por ello. Parte de ello, estoy pensando, es el sonido de lo que está sucediendo en este momento, y parte es la memoria, los recuerdos sonoros del pasado. Una especie de superposición de lo que estoy haciendo ahora con lo que estoy pensando mientras lo hago.

Así que esos son pequeños trozos de algas que he picado, además de tener los trozos más grandes, y esto también son fragmentos de partituras. Así que en este lote tengo algas, partituras, té, y también las hojas de lirio de día.

Y más o menos sé cómo hacer papel, pero sacar hojas enormes como esta y, ya sabes, hacerlo de una manera realmente diferente, con todo este material que se puede ver, que no está mezclado, ha sido una exploración divertida. Sólo para ver cómo las cosas resultaron es, ya sabes, muchas de las hojas de papel salió de una manera que no esperaba, y eso fue una sorpresa muy divertida para mí.

Así que las aplasto en la tabla, las dejo secar toda la noche, las despego de la tabla y veo lo que he creado. Esto es solo té sin nada más añadido, y me emocionó mucho descubrir que me recuerda al helado de chocolate. Lo cual no es intencional, simplemente, así es como se veía. Y la parte de atrás, el té manchó el papel. Así que en el lado izquierdo es la parte posterior de una hoja, y en el lado derecho es el frente. Y el reverso de muchas de estas hojas (esta es la misma hoja por delante y por detrás, el reverso está a la derecha) casi parece una especie de fósil, o simplemente una impresión de algo que es del pasado, en el reverso más que en el anverso. Y eso también me gusta mucho. Así que cuando las lunas están expuestas, giran, y así puedes ver la parte trasera y la delantera en cada una de ellas.

Así que ese fue el primer video, y estoy realmente emocionada de haber tenido la oportunidad de hacer ese video, y de hacer ese trabajo realmente recientemente. Y también necesito seguir reaprendiendo por mí misma, y compartiendo como parte del proceso, que no puedo hacer este trabajo sin crear constantemente, o repetidamente, un espacio para descansar, reflexionar, y sanar.

Nuestra cultura orientada a la productividad no incluye naturalmente este espacio, pero a menudo es donde encuentro el mayor crecimiento. He tratado de incluir mi propio autocuidado y descanso como parte activa de mi práctica artística pública. Así que compartiré que la semana pasada me enfoqué en hacer todo este papel nuevo y filmar el proceso. Y lo que eso significa en tiempo real, es que no cumplí con otros plazos, no contesté los correos electrónicos, y empecé muy tarde cada mañana, porque mi cuerpo necesitaba dormir más cada día. La próxima semana me tomaré tiempo personal todo el lunes y el jueves, y sé que necesitaré más tiempo después. Existe la idea de que si amamos nuestro trabajo, no deberíamos necesitar tiempo libre, y en mi caso he descubierto que eso es simplemente falso. Si no tuviera tiempo para descansar, no podría seguir haciendo este trabajo. El duelo ha sido un proceso constante, sea o no el centro de mis pensamientos y acciones en cualquier momento, y eso tiene repercusiones en mi capacidad para mantener todo el resto del trabajo que hago.

Pasar tiempo en las instalaciones de 1000 Lunas se ha convertido realmente en un espacio de tranquilidad y acogedor para mí. Y no he hecho una discusión sobre esto desde que puse dos instalaciones. Así que la última discusión, no había tenido la oportunidad de experimentarlas excepto en mi estudio, y he encontrado que es simplemente, es un espacio en el que quiero estar, y eso fue realmente un regalo. Y el tiempo no programado que necesito, después de haber pasado una sesión intensa de tiempo con una de las instalaciones, es igualmente importante para que mi espíritu honre este proceso.

Así que pasé el día de la muerte de mi abuela con la instalación que estaba en el Crema Art Annex, en el sureste de Portland. Estaba haciendo un proceso de filmación en profundidad de la instalación, y también desmontándola. Desmontar la exposición me pareció una oportunidad para volver a conectar con la obra, con mi abuela y con el año que ha pasado desde su muerte. Y eso es algo nuevo para mí, para desmontar una exposición, sentir que es otra oportunidad para estar con la obra. Y es parte del proceso, ya sabes, no es sólo el final de la exposición. Así que el vídeo de instalación es el siguiente.

El proyecto es 1000 Lunas, pero aún no he terminado con las 1000 lunas. Así que cada instalación he estado nombrando como el número de lunas en la instalación y el número de años que representa. Así que este es 22 Años 270 Lunas.

Y esta fue, filmando esto en Enero, la primera vez que realmente sentí que la filmación se había convertido en una parte importante de mi proceso, y una manera de verlo, y conectar con él, y compartirlo, que no tenía antes. Este es también el vídeo en el que empecé a pensar mucho en el sonido, en los sonidos del momento presente y también en los sonidos de la memoria superpuestos. Así que me entusiasma explorar eso.

Quería que las lunas se movieran todo el tiempo que estuvieran expuestas. Así que en esta instalación, tengo un pequeño ventilador funcionando en la esquina detrás de la ventana. Pero si están en un espacio que no es una ventana cerrada como esta, donde la gente se mueve a través del espacio, simplemente se mueven de forma natural. Cuando pasas la mano por delante de ellos, cuando pasas por delante de ellos, están en una cuerda realmente ligera, así que responden a cualquiera que esté presente en el espacio con ellos. Hace poco le enseñé a una amiga un pequeño clip de ellos desde mi teléfono y me dijo: “Parece que están vivos”. Lo cual no creo que haya pensado a fondo, pero me gustó.

Me gustaron mucho los reflejos de esta instalación en la ventana. Aquello era desde fuera, esto es mirando al mismo árbol del que era el reflejo.

Fue interesante tenerla en un espacio urbano tan público, con gente caminando, coches pasando, está enfrente de la cafetería Crema. Y el hecho de que se mantuviera allí, como una presencia que permanecía mientras la gente pasaba y seguía con su vida, fue realmente interesante.

Así que al final de la instalación, mientras retiraba todo esto y lo empaquetaba, dejé dos hilos. Sólo para tomar un minuto para honrar esa cantidad de tiempo de un año, 12 lunas.

Y esta fue una instalación más pequeña y más corta que solamente estuvo durante unas semanas, en el centro de Portland, alrededor de un pilar espejado. Y fue muy divertido tener las lunas reflejadas en el espejo. Así que cada una de ellas es realmente diferente, específica para el lugar, y responde al entorno en el que se encuentra. Y estoy deseando que las futuras instalaciones también sean realmente su propio trabajo.

He descubierto que tengo una luna favorita, y es ésta. Siempre que hago fotos de la instalación, de alguna manera me las arreglo para encontrar esa y tomarle un montón de fotos, y no me di cuenta hasta ayer en realidad.

Tenía una visión en mi mente de cómo quería que fuera la exposición final de las 1000 lunas. Así que preparé una prueba con 192 lunas, es decir, una quinta parte del total, como un pasillo por el que se puede caminar. Y esto fue montado y filmado hace apenas unos días, la semana pasada, creo que fue el viernes pasado. Y ahí es donde estoy ahora. Así que en la instalación final, sería un corredor más largo. El corredor continuaría más lejos, y serías capaz de progresar a través de la experiencia de los años de una vida, mientras caminas hacia adelante.

Así que, como mis abuelos murieron de Covid, mi proceso de duelo de este año ha incluido el reto adicional de manejar el estado actual del mundo, y el amplio rango de respuestas a Covid en la gente que me rodea. Y eso ha tenido un efecto enorme en mi proceso de duelo, y también ha sido la parte más difícil la de hablar de esto. Y esta es la primera vez que hablo de ello, más de un año después. Creo que una de las razones por las que veo tanto valor en el proceso de duelo comunitario, es que para mí este año, las conversaciones individuales han sido en su mayoría demasiado duras. Es un gran desafío para mí ahora para sentirme cómoda interactuando con los demás, no sólo debido a la amenaza física de Covid por reunirse en persona, sino por el aspecto emocional de responder a una conversación casual sobre Covid.

Es natural que se experimente miedo por este trastorno extendido, y a menudo ese miedo ha llevado a una cantidad de falta de amabilidad y una cantidad de negacionismo. Eso también es natural. El reto para mí ha sido que no puedo separar eso de la muerte de mis abuelos. Así que estaba pensando en cómo contextualizar esto. Y pensé en el otro trabajo que estaba haciendo, y que sigo haciendo.

Antes de su muerte, mi práctica artística se centraba en una serie de instalaciones interactivas con la comunidad llamadas Ghost Net Landscape. Traje toneladas de aparejos de pesca recuperados, que son una de las principales fuentes de contaminación de los océanos, y creé un espacio libre y abierto para que los visitantes hicieran algo hermoso y nuevo con los materiales. Ghost Net Landscape abordó realmente el duelo climático y la negación del clima, honrando nuestro momento presente sin excusarlo, y creando un espacio para trabajar juntos en un crecimiento transformador y centrado en el futuro.

Me parece tanto que la crisis climática como Covid han tenido cierto cruce al ser globalmente compartidas, desgarradoras, y crisis impulsadas por el ser humano que están transformando nuestro mundo y afectando a todas nuestras vidas. Esto es enorme, y la negación, la ira, el miedo y la desesperanza, de nuevo, son reacciones naturales. Y creo que en cierto modo han sido un reto tan grande como la existencia del plástico en el océano y como la existencia del virus.

He luchado por encontrar una manera de comunicar el daño de las muertes de mis abuelos, de Covid en particular, y el daño de esa agitación continua -la ira, la negación- que hay en todas nuestras vidas, sin causar daño a los demás. Ninguno de nosotros puede arreglar esto solo. Todos compartimos la tierra, y todos compartimos la responsabilidad, pero la responsabilidad no es lo mismo que la culpa. La culpa castiga el pasado, y la responsabilidad cuida el futuro.

La compasión es la única respuesta que he encontrado para mí que no causa más daño. La compasión no justifica ni excusa el comportamiento dañino. Reconoce la ira, el miedo y el juicio, al tiempo que nos recuerda que la ira, el miedo, y el juicio no son nuestro verdadero norte. La compasión crea un espacio para el crecimiento, en nosotros mismos y en los demás. Por eso, aunque no me daba cuenta de lo que estaba haciendo, pero esta es la razón por la que 1000 Lunas se creó como un espacio para presenciar y compartir toda la extensión de una vida. Es un espacio para la compasión, como el Ghost Net Landscape. Invitar a otros al espacio lo convierte en un espacio para todas nuestras historias superpuestas, nuestros recuerdos y nuestros futuros, no sólo un monumento para mis abuelos. Creo que nos beneficiaríamos de una mayor compasión en el mundo, y de un mayor crecimiento, y mi esperanza es que la experiencia compartida de 1000 Lunas cree un espacio para ello.

Tengo algunos anuncios emocionantes sobre los próximos eventos de 1000 Lunas que se compartirán en el próximo año. Mi tercera conversación de la serie será una entrevista en el podcast Omni Open Studios. Se publicará en Junio. Y estoy en conversaciones para realizar una exposición física de 1000 Lunas en el nuevo Reser Center for the Arts de Beaverton a finales de este año. Y en 2023, que suena lejano pero que en realidad no lo es, expondré una muestra individual con 1000 Lunas y más obras en mi proceso de duelo, en el Centro Cívico de Hillsboro.

Las nuevas contribuciones a la campaña GoFundMe de las 1000 Lunas financiarán mi trabajo para crearlas como presentaciones accesibles, en línea, impresas, y en persona. Vuestras contribuciones también apoyarán el tiempo intermedio, de descanso y reflexión. Así que voy a incluir un enlace en el chat, cuando haya dejado de hablar, para contribuir a la campaña y un enlace a la página web del proyecto 1000 Lunas. Ahí está el calendario de los próximos eventos. También puede suscribirse a mi boletín de noticias por correo electrónico para recibir recordatorios de estos eventos.

Ese es el fin de mi presentación formal oficial. Gracias a todos por estar aquí para compartir este espacio. Vamos a pasar ahora a las preguntas y respuestas que serán grabadas. Y después de las preguntas y respuestas habrá una conversación abierta que no será grabada. Pueden escribir sus preguntas en el chat para el P&R, o simplemente pueden quitarse el silencio para hablar. Voy a trabajar para poner esos enlaces en el chat.

Anfitrión: Y Emily voy a mantener un ojo en el chat. Si alguien quiere escribir una pregunta para Emily allí, puedo leerla en voz alta para ella.

Y hasta que alguien más haga una pregunta con valentía, Emily, yo sí tengo una pregunta. Mientras hablabas, me conmovió ver cómo creabas el papel y las cosas que incorporabas en él, y sólo el proceso físico de hacer el papel con tus manos. ¿Me preguntaba si, mientras reflexionabas sobre las vidas de tus abuelos y hacías el papel, buscabas conscientemente diferentes cosas para añadir, para representar diferentes partes de sus vidas, o si el papel está cambiando con el tiempo mientras creas este proyecto?

Emily: Sí. Gracias por la pregunta. Creo que mientras estoy haciendo el papel, normalmente estoy en el proceso y no pienso mucho en otras cosas que añadir. Estoy más bien experimentando lo que hay en ese momento. Las cosas que he elegido hasta ahora tienen recuerdos y conexiones tan fuertes para mí, que sólo quiero experimentar esos materiales. De hecho, pensé en usar hojas de lirio de día por una razón técnica. Así que es algo en lo que estoy pensando mientras hago el papel. No estoy utilizando ningún tipo de fibra larga, por lo que el papel es muy fácil de romper si no tienes una fibra larga. Y las hojas de lirio de día son, ya sabes, así de largas, y proporcionan ese apoyo extra. Así que no tenía esos en el primer lote que hice. Y mi abuela amaba la jardinería, de una manera que no puedo exagerar, era realmente importante para su vida. Y su jardín de lirios de día, en particular, era muy importante para su vida. Así que añadir esos materiales fue algo en lo que pensé mientras hacía el papel. El té fue un pensamiento posterior, y no se me ocurrió mientras hacía el papel. Fue mientras pensaba en ellos.

Anfitrión: Bien tenemos, gracias Emily, tenemos una pregunta en el chat de Eryn. “¿Considerarías compartir un recuerdo con cada sección de 1000 lunas o cada año?”

Emily: Sí, creo que estoy lista para hacer eso. Si me hubieras preguntado eso durante el evento de lanzamiento, habría dicho que no. Y que, de nuevo, presentar este proyecto como un proceso ha sido realmente beneficioso para mí. Porque me estoy dando cuenta de que hoy estoy aquí y hace cuatro meses estaba en otro lugar, y mañana estaré en otro lugar. Puedo garantizarte que mañana estaré en otro lugar, emocionalmente, después de hacer este evento.

Creo que hasta hace poco fue asi, lo tenía demasiado cerca como para querer compartir recuerdos. Pero creo que, eso es algo que en realidad es el tema, el que guía la conversación abierta de esta noche que no será grabada, es la memoria. Gracias.

Anfitrión: Muy bien y ¿alguien quiere quitarse el silencio y hacer una pregunta?

Gwyn: Hola Emily.

Emily: Hola Gwyn.

Gwyn: Hola, estaba pensando en esto mientras nos enseñabas el vídeo. Tienes todas estas espectaculares imágenes de vídeo que estás haciendo. Cuando se graba algo así y se lleva a cabo el proceso de creación de la parte de vídeo, por supuesto, hay mucho más trabajo que no creo que la gente se dé cuenta de que los artistas también tienen que hacer como parte de su proceso. Y tú habías dicho que era como si se hubiera convertido en parte del proceso. Y supongo que tenía curiosidad, ¿es como llevar un diario o casi como capturar estos momentos se siente como algo que estás tomando como su propio tipo de memoria?

Emily: Sí. Sí, es interesante porque es una capa de trabajo totalmente diferente. Hacer el trabajo y filmar el trabajo al mismo tiempo es como un doble trabajo. Y es un trabajo de arte, ya sabes, los ángulos de la cámara y averiguar lo que quieres mostrar. Y yo no tengo entrenamiento en video. Soy una fotógrafa, pero una fotógrafa de imágenes estáticas.

Gwyn: Pero lo estás aprendiendo ahora.

Emily: Exactamente, sí, aprendes lo que necesitas.

Gwyn: Así es.

Emily: Pero sí, creo que realmente se ha convertido en algo importante para mí hacer los vídeos y hacerlos bien, y seguir filmando partes del proceso como una especie de diario. Eso se convierte en parte de este proyecto orientado al proceso, y sólo una forma de compartir cómo lo veo.

Gwyn: Y conectar es lo que hacemos los artistas. De eso se trata, ¿no?

Emily: Sí, y creo que, especialmente en el caso de las instalaciones que realizo, quiero que sea un espacio en el que se trate de la conexión y la experiencia compartida.

Gwyn: Bueno, es realmente genial, me encanta el vídeo. Lo estás haciendo muy bien.

Emily: Gracias.

Christine: Hola Emily.

Emily: Hola Christine.

Christine: Hola. Este trabajo es tan conmovedor por muchas razones. Así que tengo curiosidad por saber, ya sabes, esto es una invitación a un público para participar en esto.[13]  ¿Tienes algún familiar que esté participando en él? ¿Personas que tienen la pérdida compartida?

Emily: Sí. He pensado mucho en eso y he tenido una variación de esa pregunta anteriormente. Y me llevó un tiempo pensar en ello. Sí, esto está absolutamente abierto a toda mi familia. Les envío boletines por correo electrónico y reciben la notificación. Pero lo que me he dado cuenta es que, aunque cada uno de nosotros ha pasado por este proceso de duelo por las mismas dos personas a su manera, todos sabemos lo difícil que fue. Y estoy haciendo 1000 Lunas para el público. Para la gente que no ha pasado por esto.

No pudimos reunirnos después, y creo que todos seguimos resolviéndolo a nuestra manera. Y esta es mi manera. Pero no estoy segura de que sea la forma correcta para nadie más en mi familia. Todos tenemos relaciones tan diferentes con, quiero decir con todos, ¿verdad? Pero yo, sí, algunos miembros de mi familia han contribuido y eso ha sido realmente genial.

Christine: Sé que la familia puede ser una cosa tan cargada para los artistas en la forma en que responden a nosotros, así que es por eso que me pregunto.

Emily: Sí. Mi familia ha sido estupenda y me ha apoyado mucho, lo cual es, sé que tengo mucha suerte de tenerla y siempre la he tenido. Y eso ha sido muy útil, creo que para mí, no sólo para este proyecto, pero sólo en general como artista. Pero esto en particular, realmente sentí que esto es algo que necesito hacer para mí y para el público, y está ahí para mi familia si se siente bien para ellos.

Anfitrión: Emily tenemos otra pregunta en el chat. Carol pregunta,” ¿Crees que en el futuro podrás utilizar diferentes tipos de iluminación para las instalaciones?”

Emily: Sí, por supuesto. En realidad esta instalación se ve mejor con una iluminación diferente, pero no puedes verme con la mejor iluminación. Así que tuve que hacer una especie de compromiso porque esto es para un Zoom. Pero sí, la iluminación realmente cambia la forma en que se ven, y eso me encanta. Así que sí, cada instalación va a estar en su propio espacio, va a tener su propia iluminación, y eso va a ser muy divertido.

Cherie: ¿Puedo hacer una pregunta? ¿Vas a hacer alguna exhibición en Maine, de donde eran?

Emily: He solicitado la residencia en la Haystack School of Crafts, que está a tres millas de la casa de mis abuelos. Es en Mayo, la residencia, y si la consigo entonces estaré allí haciendo este trabajo, pero no tengo conexión con ningún otro espacio en Deer Isle. En realidad sería interesante acercarme a la Asociación de Artistas de Deer Isle en el pueblo de Deer Isle y ver si están interesados. No había pensado en ello. He estado yendo allí toda mi vida, conozco la zona muy bien, pero no había pensado en eso. Gracias.

Anfitrión: Emily hay un comentario en el chat de Joyce y Tim Gabriel que dice: “Tu trabajo habla muchísimo y lo compartes maravillosamente. Gracias.”

Emily: Gracias Joyce y Tim.

Así que si nadie tiene más preguntas o comentarios que quieran publicar – última llamada – creo que podemos pasar a la conversación abierta, que voy a editar del vídeo. No se publicará en línea.

Anfitrión: Hay un último comentario de Peggy. “Gracias. Estamos enormemente orgullosos de ti”.

Emily: Esa es mi familia. Gracias Peggy.

Anfitrión: Voy a detener la grabación, para que todos se sientan realmente cómodos con el espacio para el tiempo de discusión.

Emily: Genial.


Older Posts: